6 dic. 2013

Adviento y sus tradiciones en Suecia


El Adviento en Suecia huele a vela recién encendida y a azafrán; sabe a vino caliente con especias (glögg); y suele vestirse de blanco con las primeras nevadas del invierno. Pero sobre todo, es el momento de llenar las casas de luz. Todas las ventanas se decoran con candelabros de Adviento (adventsljusstake) y estrellas de Navidad (julstjärna). Todo se coloca de mirando hacia el exterior, para que las ventanas luzcan bonitas y animen las calles (y las tontas como yo se queden embobadas mirando las ventanas de los vecinos ;). 




"Tiempo de preparación" ese es el significado de Adviento. Una palabra de origen latino que se enmarca dentro de las tradiciones cristianas: la preparación para la llegada de Cristo. Comienza cuatro domingos antes de la Navidad, por lo que el pasado domingo 1 de diciembre se celebraba el primero de Adviento. En Suecia, como en otros países, acostumbran a preparar con mimo las cuatro velas de Adviento. Cada una de ellas representa una semana previa a la Navidad y se van encendiendo cada domingo. Por supuesto yo tengo también el mío ;D.


Nosotros tuvimos ocasión de celebrar el primer domingo de Adviento en casa de Petra y Alberto. Conocí a a Petra gracias a Suzana, ya que las dos comparten interés por aprender español. En su caso porque Alberto es de Paraguay. Con ellos y sus amigos aprendimos mucho sobre los rituales de esta época. Y sobre todo, disfrutamos de una tarde-noche de domingo estupenda, aunque a ratos no supiera en qué idioma estaba hablando (español, sueco, inglés...). 

-Probamos el famoso glögg, un vino especiado que se toma caliente. Se sirve en unos pequeños vasos especiales y una vez servido se le añade pasas y almendras. Los hay con o sin alcohol y, según nos contaron, cada año eligen un sabor representativo. En 2013 el protagonista es una alegre botella roja de la marca Blossa que se inspira en Dalarna, una provincia de sueca famosa por sus coloridos caballos de madera artesanales. 

-En la mesa no faltaban las galletas de jengibre (pepparkakor), bollitos de azafrán (lussebullar), chocolate y otros dulces. Por cierto, resulta curioso que mucha gente toma las galletas de jengibre con queso. Yo pude probarlas con queso azul y la verdad es que, contra todo pronóstico, la mezcla de sabores es curiosa y me gustó el resultado. 

-Tienen por aquí  también un refresco típico de Navidad que llaman Julmust. Es una alternativa para los que no quieren beber alcohol y se hace con extracto de malta y lúpulo, por lo que supone que eso hace que su sabor tenga cierto parecido a la cerveza. Eso según he leído, porque después de probarlo sigo sin encontrarle el parecido, la verdad. Yo diría más bien que me recuerda a un refresco de cola. El caso es que solo lo venden en esta época (aunque cuando llega la Semana Santa, le cambian la etiqueta y lo convierten en Påskmust ;D).

Y así fue como disfrutamos de nuestro primer Adviento en Suecia. Desgraciadamente no pude hacer ninguna foto ese día y digo desgraciadamente porque la casa de Petra y Alberto es tan bonita como acogedora y la mesa tenía mucho encanto a la luz de las velas... Menos mal que unos días después, mi amiga Suzana me sorprendió durante un descanso en nuestra clase de español con un fika especial y así pude hacer alguna foto al glögg en su vasito, con las galletitas, etc. Tal como se ve en la foto de abajo ;D.




P.D. Por último, quiero dar las gracias a Expat blog por convertirnos en el blog del mes de diciembre. Para los que conozcan esta web... ¡ya estáis tardando! Es un punto de encuentro para expatriados. Allí podemos encontrar blogs de distintos países, foros con mucha información sobre cualquier destino y muchas dudas resueltas de esas que nos asaltan a todos los que vivimos fuera de nuestro país.¡Muchas gracias!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada