30 mar. 2014

Experiencias del invierno sueco: pescando en el hielo


Estas fotos llevan varias semanas esperando en mi ordenador a que las rescate para el blog. Así que voy a hacer un paréntesis entre las prisas y el estrés que últimamente me rodea para dedicarle un ratito a una de las experiencias más especiales del invierno. Junto con el estreno como esquiadora creo que este ha sido otro momento inolvidable de nuestro primer invierno en Suecia: la pesca en el hielo (isfiske). 


Ya he comentado alguna vez que España nunca habíamos ido a pescar. Nuestra primera vez fue durante el otoño y la segunda vez fue con esta otra modalidad. Y tengo que decir que es toda una experiencia. Porque no todos los días se puede caminar sobre el mar helado, porque las vistas son espectaculares y, sobre todo, porque creo que nunca he estado al aire libre y he disfrutado tanto del silencio. Un silencio sobrecogedor que solo rompe el hielo crujiendo bajo tus pies y un paisaje blanco y helado que no deja de maravillarnos a los que estamos tan poco acostumbrados a esto. 


Este tipo de pesca no es algo que unos novatos como nosotros podamos hacer por nuestra cuenta, por eso fue gracias a Petra y Alberto que pudimos estrenarnos. Ellos nos enseñaron algunos de los secretos de este tipo de pesca y nos prestaron su equipo. Así aprendimos cómo saber cuándo el hielo es suficientemente profundo para ser seguro, cómo ir en busca de los peces, cómo hacer los agujeros con la perforadora o cómo utilizar esas diminutas cañas de pescar que creo que se llaman pimpelspö. El resultado fue que las percas se reían de nuestra ignorancia, se comían el cebo y luego se marchaban tan felices :S.Mientras que Petra y Alberto iban sacando regularmente pescaditos del agujero, nosotros esperábamos a ver si había alguno más torpe que nosotros ;D. ¡Yo al menos puedo decir que pesqué una!


Después de mucho pescar (unos más que otros) y por supuesto un merecido fika sobre el hielo, nos fuimos a preparar el pescado. Tras un curso acelerado con Alberto sobre cómo rematar y limpiar a los pescados (que de tan frescos que estaban se negaban a morir) llegó el momento de comerlos. ¡Y bien ricos que estaban! Sobre esa lección culinaria existe un vídeo que creo que guardaré bajo llave porque mi "pelea" con las pobres percas me deja totalmente en evidencia ;D. 


¡Muchas gracias Petra y Alberto por la experiencia y vuestra hospitalidad!


17 mar. 2014

Nationella prov: ¿cuánto sueco sabes?


Iba a empezar diciendo que hace poco hice la famosa nationella prov, pero acabo de darme cuenta que no hace ya tan poco. ¡Hace casi un mes! El tiempo vuela y últimamente no me entero :S. Bueno, el caso es que esta es la temida prueba que tenemos que hacer, tarde o temprano, los que estudiamos sueco en el SFI,  cuando llega el momento de cambiar de nivel. Aquí ya comenté un poco cómo se organizan los niveles en el SFI y para avanzar, al final de los cursos B, C y D hay que tener en cuenta dos cosas: la opinión del profesor y el resultado en la nationella prov. Normalmente el profesor sugiere al alumno cuándo puede presentarse, aunque también puede ser el estudiante el que tome la iniciativa. Cada curso tiene una serie de objetivos que te explican los primeros días y cuando más o menos puedes cumplirlos... ¡ a examen!

La prueba nacional consta de cuatro partes diferentes, todas en formato tipo test (salvo la oral, claro):

1. Leer (läsa). Diferentes tipos de textos divididos en dos cuadernillos. Noticias, anuncios, mensajes de texto o incluso diagramas. Cuando yo hice la prueba teníamos casi dos horas y media para hacer esta primera parte. No me resultó especialmente difícil. No es imprescindible conocer todo el vocabulario, sino ser capaz de identificar el sentido del texto. Ayuda mucho si sueles leer un poquito en sueco. 

2. Escuchar (höra). Esta parte suele ser la más temida.  Escuchar y entender sueco es para mi lo más difícil de todo este proceso de aprendizaje pero suele ser lo normal cuando se estudia un idioma extranjero así que no hay que desesperarse. El examen tiene respuestas muy cortas y eso ayuda a que elegir sea un poco más fácil. Además se escucha dos veces cada texto. 

3. Escribir (skriva). Durante el curso se supone que has ido trabajando la escritura de distintos tipos de textos sobre distintos temas (viajes, trabajo, etc..) En nuestro caso, nos tocó escribir una carta y comentar nuestras últimas vacaciones. Hay que leer bien las instrucciones. Por ejemplo, si te piden una carta, debe tener el formato carta. Puede parecer una tontería pero es importante. Y luego, por supuesto, gramática: el orden de las palabras, el plural, uso de sustantivos en formas definida o indefinida...

4. Hablar (tala). Esta parte del examen se hace un día distinto. Por ejemplo, nuestra clase tuvo el examen el martes y la parte oral un par de días después. Los profesores publican una lista con la hora exacta de cada pareja, porque en este caso, el examen se hace con un compañero. En mi caso, había dos profesores, uno toma notas y el otro es el que dirige la conversación. Primero entré sola y tuve que hablar unos minutos sobre un tema que ellos te proponen (a mi me tocó hablar sobre los idiomas, cuántos hablas, qué importancia tienen en tu vida, etc). Es importante mentalizarse para hablar. Cuando no dominamos un idioma tendemos a quedarnos callados por inseguridad, pero aquí tienen que evaluarte así que hay que pensar un poco rápido e intentar lanzarse. Si te quedas callado o en blanco, el profesor vendrá al rescate y te hará preguntas concretas para ayudarte. La segunda parte de este examen es una discusión en pareja. Tu compañero entra en la habitación y el profesor os propone un tema de conversación. Se trata de demostrar que puedes hablar sobre un tema interactuando con otra persona. Hay que preguntar al compañero por su opinión, mostrar acuerdo o desacuerdo, etc. 



Unos días después tienes la nota y si todo ha ido bien, pasas de curso ;D. Otra cosa interesante es que la nota del examen ayuda al profesor a puntuar tu trabajo en el curso. Son dos notas distintas que se evalúan de A-E (o F si suspendes). Yo, por ejemplo, tuve una B en el examen como nota global y una A en el curso. Así que he empezado el curso D y... la diferencia entre uno y otro es tan abismal que aún no me he recuperado del susto :(. Hemos pasado de hablar de mobiliario de la casa, viajes, etc al... sistema de derecho de Suecia, funcionamiento de los tribunales, etc (!). Tenemos un nuevo libro que se llama Samhällskunskop en versión "sueco-fácil". Esta es una asignatura que se estudia en las escuelas y trata sobre el funcionamiento de la sociedad sueca. En general me está pareciendo mucho más difícil pero también mucho más interesante. En mi nueva clase hay alumnos que ya llevan algún tiempo en el curso D y me gusta escucharlos hablar, argumentar y discutir (lo hacemos mucho). Y espero poder llegar a hacerlo igual de bien que ellos... Aprender un idioma es algo parecido a subirse a una montaña rusa, tienes subidas y bajadas, días en los que el sueco te parece accesible y eres capaz de entender a otras personas y otros momentos en los que parece que hablan marciano y nunca vas a ser capaz de entenderlos. Así que... ¡paciencia y ánimo!Y si alguien que tiene que hacer la nationella prov lee esto... lycka till!!

P.D. En  Skolverket hay información un poco más detallada sobre las partes de la prueba.

4 mar. 2014

Fettisdagen, el día del semla



Hoy es martes de carnaval y en Suecia se le conoce como fettisdagen. Si lo traducimos significa algo así como "martes graso" y viendo la imagen es fácil deducir porqué. Aquí os presento a los semlor (se llaman semla en singular y semlor en plural), unas bolas enormes con crema de almendra y cardamomo.  Estos dulces se tomaban tradicionalmente el día de hoy como despedida a los excesos ya que mañana comienza la Cuaresma. 

Lo cierto es que hoy en día, podemos encontrar estas bombas de azúcar durante todo el año pero hoy se les presta especial atención y a buen seguro serán protagonistas del fika. Yo no voy a poder celebrar el fettisdagen sueco porque estoy en España pero lo haré a la vuelta ;D. Esta semana los colegios suecos no tienen clase porque celebran la sportlov, parecido a nuestra Semana Blanca. Muchas familias se marchan a esquiar y a disfrutar de los deportes de invierno. Yo he aprovechado que no trabajo para hacer una escapada y volver a casa unos días ;D. A la vuelta, me tomaré un fika con un semla y os contaré qué tal... porque antes tengo que averiguar cómo comerlo en un sitio público sin terminar con churretes de crema de almendras en la nariz ;D.